Ver Videos
Buscar

Desinfección

La desinfección, herramienta de prevención

Un correcto proceso de Limpieza y desinfección constituye una herramienta básica y necesaria dentro de la lucha para la prevención y erradicación de enfermedades.

El comisario europeo de Sanidad, Markos Kyprianou, anunció a finales del año 2004, que en 2007 se desarrollará una nueva estrategia de salud animal centrada en la prevención de enfermedades animales, con acciones concretas para el periodo 2007-2013 centradas en: el concepto de bioseguridad y desinfección como medidas preventivas, simplificar la legislación y hacer de las vacunaciones de emergencia una opción viable.



¿Qué son las enfermedades animales?

Son cualquier desviación del estado normal o saludable de los animales. Por lo tanto, la aparición de enfermedades supone una disminución de la rentabilidad de la explotación. Los brotes de enfermedades animales son continuos, influenza aviar, lengua azul, EEB, brucelosis, fiebre aftosa, coccidiosis, salmonelosis…, además de las pérdidas económicas obvias del productor, generan barreras comerciales y desconfianza en el consumidor, tienen un componente ético por el sacrificio masivo de animales para poder controlar las Epizootias. Y no sólo esto, sino que también hemos de hacer mención al impacto de ciertas enfermedades animales al pasar a ser Zoonosis.



Control y prevención de enfermedades, dos conceptos diferentes.

El control de una enfermedad significa reducir su severidad y minimizar su impacto dentro de nuestra explotación. La prevención significa evitar la aparición de enfermedades en nuestra instalación.
La mejor manera de prevenir patologías es establecer programas de bioseguridad completos. Una de las herramientas de trabajo más importantes de un programa de bioseguridad son la Limpieza y desinfección.
La Limpieza y desinfección son actuaciones que tienen por objeto reducir y/o evitar la presencia de Microorganismos patógenos. En la mayoría de los casos son medidas puestas en práctica conjuntamente, primero limpiar y luego desinfectar. Pero no siempre se realiza la Limpieza, y posteriormente la desinfección. En los casos de declaración de Epizootia, que existe el peligro de que se produzca difusión y/o transmisión directa de agentes infecciosos, en primer lugar se desinfecta, en segundo lugar se limpia y por último se vuelve a desinfectar.
La desinfección es un proceso muy importante, la legislación incide en la necesidad de la desinfección como medida profiláctica. Para que realmente sea efectiva esta medida preventiva ha de hacerse correctamente, se ha de diseñar un protocolo de L+D que nos diga qué producto utilizar y dónde, cómo y cuándo aplicarlo.



¿Qué productos utilizar?

En ganadería el método más idóneo de desinfección es el químico. La desinfección química consiste en la aplicación de sustancias químicas capaces de destruir o frenar el crecimiento de los Microorganismos.
Los Desinfectantes actúan sobre los Microorganismos, rompiendo sus paredes, desactivándolos, inhibiendo su metabolismo, alterando su multiplicación... Diferentes sustancias o combinaciones de sustancias inactivan gérmenes diferentes. Por ello, es necesario utilizar productos específicos para los que queramos eliminar, o bien productos de amplio espectro que sean eficaces frente a una amplia gama de Microorganismos.

Muchas de las sustancias utilizadas en desinfección tienen características tóxicas que deberemos tener en cuenta a la hora de elegir qué producto utilizamos. Se deben utilizar productos amables con el medio ambiente.
Prácticamente todos los Desinfectantes son irritantes o corrosivos, por lo que debemos protegernos utilizando guantes y gafas, y leer cuidadosamente las instrucciones de uso para reducir o evitar otros riesgos.



¿Cómo, cuándo y dónde aplicar?

Los Desinfectantes necesitan estar en contacto con los gérmenes que deben destruir. Para ello, las superficies donde se apliquen deben estar limpias de suciedad, por lo tanto, es necesario realizar una Limpieza previa utilizando detergentes adecuados (ácidos, alcalinos o neutros) en función del tipo de suciedad, así para sustancias orgánicas (grasa, proteínas...) se utilizan soluciones limpiadoras alcalinas y para sustancias inorgánicas (incrustaciones Minerales, óxido de Hierro…) soluciones ácidas. Los productos limpiadores se utilizan en el lavado de las instalaciones ganaderas como aditivo al agua, sobre todo para reblandecer la suciedad, para lo cual deben ser aplicados por proyección de espuma mediante sistemas de baja presión, y actuar como mínimo 30 minutos humedeciendo las superficies.
Este reblandecimiento abrevia notablemente la Limpieza propiamente dicha que se realiza a continuación con un aparato de Limpieza de alta presión.
Una vez realizada la Limpieza se procederá a desinfectar, es conveniente tener en cuenta que no deben pasar más de 24 horas entre la operación de Limpieza y la de desinfección.

Los Desinfectantes, por lo general, se aplican en estado líquido. En este tipo de aplicación se distingue entre los diversos tamaños de las gotas de Desinfectante, ya que éstas ejercen influencia sobre la dispersión espacial, y con ello, sobre la eficacia de la desinfección.



A estos efectos, puede distinguirse entre los siguientes modos de aplicación:
  •  Inmersión: El proceso de desinfección se realiza sumergiendo el objeto a desinfectar en solución Desinfectante durante un tiempo mínimo de contacto, que vendrá determinado por el fabricante.
  •  Trapeado o desinfección frotando o fregando: Se realiza con ayuda de una bayeta, estropajo, cepillo y/o fregona.
  •   Pulverización: La solución Desinfectante se aplica con ayuda de aparatos pulverizadores. El Desinfectante actúa en fase líquida y el tamaño medio de gota es >200µm.
  •  Nebulización: La nebulización o pulverización fina se realiza con aparatos llamados nebulizadores o de pulverización fina. En estos aparatos se gradúa el tamaño de gota desde 50 a 200 µm. En este caso el Desinfectante actúa principalmente en la fase líquida humedeciendo las superficies, aunque la ventaja es que en pequeña proporción también lo hace en fase gaseosa.
  •  Termonebulización: La diferencia con la nebulización es que el modo de acción es termomecánico. El Desinfectante es aplicado en caliente con lo cual se obtienen ventajas, mayor efectividad y rapidez de actuación del producto y, también, que la fase de actuación gaseosa del biocida es mayor. Las ventajas de la desinfección en fase gaseosa estriban en que permite alcanzar las partes de la instalación de difícil acceso y que se realiza una desinfección completa, desinfección ambiental y desinfección superficial. Los Desinfectantes que pueden aplicarse mediante termonebulización son ácido peracético, formaldehído, peróxido de hidrógeno y glutaraldehído.
  •  ULV: Ultra Low Volumen, requiere producir unas gotitas muy finas, el diámetro no es superior a 10 µm, lo que hace necesario emplear aparatos especiales. Estas gotas de tan reducido tamaño, ejercen su acción como fase gaseosa, lo cual resulta ventajoso por los motivos señalados anteriormente y, no se debe olvidar también que supone una menor agresividad para los materiales y la instalación.

Es fundamental seguir las instrucciones del fabricante en lo referente a seguridad en la manipulación, concentración y modo de aplicación. De igual forma se cumplirán las prescripciones del fabricante de los aparatos utilizados. La cantidad de solución Desinfectante depende de las dimensiones del alojamiento.

En el caso de que el método elegido para aplicar el Desinfectante sea la pulverización, se aplicarán 40 litros de solución Desinfectante por cada 100 m2 de superficie pulverizados a baja presión (10-20 bar). Se pulverizarán todas las partes del alojamiento y sus instalaciones fijas, actuando de arriba abajo y desde atrás hacia delante, aplicando el Desinfectante a una distancia de 1,5-2 m y utilizando boquillas de chorro plano o de desinfección.

Para que la desinfección sea completa, y una medida profiláctica real se ha de diseñar un protocolo de trabajo para cada actividad, siendo siempre el principio “practicar la Limpieza y desinfección de dentro hacia fuera”. Básicamente es necesario establecer diferencias según el objetivo de las medidas encaminadas a evitar o eliminar contaminaciones.



Así se diseñarán protocolos de:

- Limpieza y desinfección en el transporte de animales
- Limpieza y desinfección en centros de inseminación
- Limpieza y desinfección en la eliminación de cadáveres
- Limpieza y desinfección en explotaciones avícolas
- Limpieza y desinfección en explotaciones porcinas
- Limpieza y desinfección en explotaciones de rumiantes
- Limpieza y desinfección en explotaciones acuícolas
- Limpieza y desinfección de sistemas de distribución de agua potable
- desinfección en caso de Epizootias

A modo de ejemplo, diseñemos un protocolo preventivo general para la Limpieza y desinfección en explotaciones “todo dentro- todo fuera”.

El protocolo de L+D debe adaptarse a las particularidades de cada granja, especie de animal explotada, alojamiento, particularidades estacionales y climáticas, edificación e instalaciones y, sin olvidar que debe recoger un correcto programa de control de plagas. En primer lugar se realizará la Limpieza en seco (barrido, Limpieza de las entradas y salidas de aire, eliminación de estiércol…).
Seguidamente se desmontarán todas las instalaciones móviles (bebederos, comederos, enrejillados de suelos desmontables, soportes…), estas piezas se sacarán fuera de la nave para realizar una L+D exhaustiva. Las instalaciones de pienso y ventilación se limpiarán de pienso y polvo con medios mecánicos. Cuanto más eficaz sea la Limpieza en seco más lo será la Limpieza húmeda. Se protegerán las instalaciones eléctricas y se desconectarán previamente a realizar la Limpieza con agua. La Limpieza húmeda consta de tres etapas: reblandecimiento con agua a baja presión, Limpieza a alta presión con boquilla de chorro plano, este tipo de boquilla reduce el consumo de agua y proporcionan un ahorro en el trabajo, y secado. Siempre que sea posible se recomienda el uso de detergente en la etapa correspondiente al reblandecimiento y de agua templada. El agua templada favorece la acción limpiadora.

Terminadas las operaciones de Limpieza, es conveniente secar antes de aplicar el Desinfectante, así se evitará la pérdida de eficacia del mismo debida a las diluciones. La operación de secado puede acelerarse poniendo en marcha el sistema de ventilación, y eliminando los restos de agua de bebederos y comederos. Una vez concluida la etapa de Limpieza se procederá a desinfectar. El paso más importante es la elección del Desinfectante. Para esto elegiremos un Desinfectante comercial, homologado por el MAPA y de reconocida eficacia. El Desinfectante se aplicará, en función de las dosis recomendadas por el fabricante, nunca más dosis, mediante el método elegido. Debe dejarse transcurrir el tiempo de actuación del producto antes de proseguir con el resto de operaciones. Durante este tiempo el sistema de ventilación debe estar parado. Por último las instalaciones desmontadas y desinfectadas se vuelven a montar y se comprueba el correcto funcionamiento de todo. Se recomienda un período de 4 ó 5 días antes de volver a llenar el alojamiento de animales. Si fuese posible, debería controlarse la efectividad del proceso de desinfección mediante determinación de la tasa bacteriana total/cm2.



Conclusión

Se puede concluir, que un paso muy importante para implantar la nueva estrategia de salud animal centrada en la prevención de enfermedades animales, es conseguir el éxito en el proceso de desinfección que se basará en:
  •   La elección del Desinfectante correcto, un Desinfectante de amplio espectro de actuación, que tenga buenas propiedades de empleo y escasa pérdida de efecto por influencia del medio (pH, Tª, dureza, materia orgánica…), amable con el medio ambiente, personas y animales, homologado por el MAPA.
  •   Y, en el diseño de un protocolo de trabajo para realizar el proceso de Limpieza y desinfección, en el que se especifique la exacta designación y concentración de los productos y cuándo, cómo y dónde se han de aplicar. También se habilitarán las medidas para controlar la eficacia de la desinfección.


Los compuestos más comunes utilizados en desinfección y su acción sobre los Microorganismos aparecen en la siguiente tabla.

En la siguiente tabla se recogen las sustancias Desinfectantes de menor toxicidad y peligrosidad para las personas, animales y el medio ambiente, denominadas “verdes”

Autor: Avelina Bellostas Ara, Ingeniera Técnica Industrial Química - HdosO Consultores SL

 

 


Haga click en las imagenes para Ampliar


© 2009 Conejo Los Abu - info@conejolosabu.com.ar - Ruta 51 km. 4,5 - Ramallo - Bs. As. - Arg. - Tel. 0341-154686171