Ver Videos
Buscar

Desarrollo de gazapos


Se ha mostrado que en el peso al nacer de gazapos se presentaron grandes variaciones, donde la causa principal a ser vista es el abastecimiento de nutrientes de los jóvenes. Además, no se puede descartar en verdad que puedan existir también diferencias en el crecimiento de origen genético en el desarrollo prenatal de los hermanos de camada. Varias investigaciones coinciden, sin embargo, en que esa influencia es relativamente pequeña. No obstante, no puede ser descartado que el efecto sostenido del peso al nacer de conejos sobre el desarrollo posterior es causado también en una considerable porción a través de la predisposición genética y no sólo mediante el abastecimiento de nutrientes antes del nacimiento.

El peso al final del engorde de los conejos fue influenciado, como han mostrado diferentes resultados experimentales, tanto por el peso al nacer como también por el abastecimiento de leche en las primeras tres semanas de vida. Un crecimiento compensatorio, mediante el cual las desventajas provocadas por el desarrollo temprano en el desarrollo inicial luego serían compensadas a través de ganancias diarias de peso más altas, no pudo ser demostrado en el presente ordenamiento experimental. No puede ser descartado que en un engorde sin límite de tiempo las diferencias en el peso final fuesen esencialmente menores o hasta desapareciesen.

En el equilibrio de camadas en una población de conejos, en el cual varias conejas paren al mismo tiempo, se debe aspirar a equilibrar de tal manera que al final del período de la lactancia no surjan grandes diferencias en el peso corporal y que las pérdidas de animales jóvenes se mantengan bajas. Como criterios de elección para el equilibrio de camadas deben servir el número de jóvenes nacidos de las conejas, la masa de gazapos parida y el número de tetas de las conejas individuales, así como también el peso al nacer de los gazapos. Nacen tantos gazapos como números de tetas disponibles, debe cada joven recibir un lugar con teta.

Hay en una fecha de parto menos gazapos que número de tetas disponibles, entonces deben asignarse a conejas, de las cuales se espera una producción de leche más alta, más animales jóvenes que a conejas, de las cuales se espera un menor rendimiento. Los jóvenes más débiles deben distribuirse de tal forma que ellos tengan la oportunidad de tomar sin acoso.

En esta relación se puede señalar un interesante resultado experimental de SZENDRÔ, Z. ET AL. (1996), los cuales realizaron un equilibrio de camadas de tal manera que los gazapos tomados se dividieron en tres clases de peso, de 40 a 49 g, 50 a 59 g y 60 a 69 g. A las conejas, las cuales sirvieron ahora de nodrizas, se les colocaron 6, 8 ó 10 jóvenes de nuevo, donde una coneja recibía gazapos de sólo una de las clases de peso (liviano, mediano o pesado) (Cuadro 9).



Cuadro10: Influencia del peso al nacer y del tamaño de camada sobre el desarrollo de gazapos (promedios) (según SZENDRÔ ET AL., 1996)

Tamaño de camada

Peso al nacer
g

Número de animales

Mortalidad
%

Peso corporal en g en edad de

3ª SV 12ª SV

 

40-49

33

9.11

369

2670

6

50-59

41

4.91

396

2760

 

60-69

29

6.91

458

3019

 

 

 

 

 

 

 

40-49

29

13.812

291

2302

8

50-59

45

13.312

352

2595

 

60-69

34

2.91

401

2934

 

 

 

 

 

 

 

40-49

33

36.42

243

2302

10

50-59

48

18.812

273

2497

 

60-69

31

12.912

306

2693

Promedios en una línea con los mismos números potenciales desde 0 hasta 2 se diferencian no significativamente entre sí.


De los datos del Cuadro 10, se puede extraer que con bajo peso al nacer en camadas pequeñas las oportunidades de sobrevivir son mayores que en camadas más grandes. En relación al desarrollo del peso corporal, estos resultados experimentales confirman las afirmaciones tomadas hasta ahora. Ambas influencias – tanto el peso al nacer como también el abastecimiento de leche en las tres primeras semanas de vida impregnan el desarrollo de los gazapos de manera sostenida. Si la cantidad de leche que los jóvenes tenían a disposición tuvo la mayor influencia sobre el peso en al 3era semana, así predominó al final del engorde la influencia del peso al nacer. Para el equilibrio de camadas después del parto discutido, una comparación de las clases extremas del cuadro es instructiva, pues los jóvenes de la clase de peso al nacer más baja con seis gazapos respectivamente en la camada alcanzaron un peso en la 3era semana mayor que los animales con el peso al nacer en camadas de diez. Al final del engorde a penas se diferenciaron ambos grupos de animales en el peso corporal. Este resultado confirma que con el equilibrio de camadas se puede tener efecto sobre el equilibrio de una población.



Autor: Johannes Petersen y Rafael A. Vásquez Martínez. Universidad ISA Rep. Dominicana.
© 2009 Conejo Los Abu - info@conejolosabu.com.ar - Ruta 51 km. 4,5 - Ramallo - Bs. As. - Arg. - Tel. 0341-154686171